Reflexión sobre los suicidios

Durante el último año y como consecuencia directa por la crisis económica, laboral y bancaria, hemos observado un aumento exponencial de los suicidios en España. Si ya de por sí, era una de las tasas más altas de toda Europa, el aumento por la crisis lo ha convertido en un auténtico problema nacional. 

Resulta, como poco, chocante, que los políticos hayan promovido medidas para silenciar el problema de los suicidios en España, por ejemplo mediante la desaparición desde el año 2010 de las muertes por suicidios de las encuestas del INE. 

Es de destacar que a fecha de hoy, los suicidios en España está provocando más muertes que los accidentes de tráfico, sin embargo a diferencia de éstos últimos no hemos visto ni campañas publicitarias, ni la creación de fundaciones para prevenir estos casos. 

Asimismo hay que señalar que la inmensa mayoría, por no decir la totalidad, de los suicidios a los que han tenido acceso los distintos medios de comunicación son realizados por ciudadanos de nacionalidad española. Cuanto menos sorprende, que con el inmenso número de inmigrantes residentes legal o ilegalmente en España, ninguno de los suicidios publicados por la prensa haya sido de origen extranjero. Un ejemplo al respecto, en esta fuente se recogen datos de suicidios: 


¿A que se puede deber, que seamos los españoles los que nos suicidamos y no los extranjeros? 

La realidad es que la situación económica española es dramática, y la diferencia de trato a la hora de conceder la Dación en Pago por parte de los bancos es brutal. Cuando un ciudadano español solicita que se le conceda la Dación en Pago, en el 90% de los supuestos se le deniega, y el 10% restante se les concede una Dación en Pago parcial, es decir, entregar la vivienda y seguir teniendo deuda hipotecaria. Sin embargo, el trato con los extranjeros es mucho más flexible y desenfadado, ya que estos amenazan al banco con la entrega de llaves y la escapada a su país natal o de origen, y dado que los bancos y entidades financieras en general, no quieren más activos inmobiliarios ni más morosidad, optan por sanear sus balances mediante la concesión de la Dación en Pago total a los extranjeros. 

Esta semana, se ha admitido a trámite, debido a la presión de diversas organizaciones, una iniciativa para evitar, ralentizar o modificar de alguna manera los desahucios en España. 

Habrá que esperar para saber si la modificación legislativa propuesta por las referidas organizaciones, y la que se aprobará previsiblemente con el apoyo de PP, PSOE, IU, UPD, ETC... es justa para todas las partes, o no. Sin embargo, ya se escuchan voces que alertan sobre la peligrosidad de la reforma emprendida, ya que si un banco o un particular no puede desahuciar a un inquilino o titular hipotecario que no paga, y éste puede seguir viviendo sin pagar en la vivienda. No se llama a eso vivir de gratis a costa de los demás. 

Mi posición es que no es un tema baladí y por lo tanto, no puede ser emprendida a lo loco, esta reforma no debe generar más perjuicios a propietarios inmobiliarios, ya que generaría inseguridad y por lo tanto, reducción de crédito, alquileres, etc... 

Está claro que hay que poner freno a los desahucios injustos en España, y por ello, creo que no pueden seguir siendo los españoles los únicos desahuciados, mientras los extranjeros se benefician de la dación en pago. Los españoles deben ser los únicos que tengan acceso pleno a la dación en pago en el caso de la adquisición de la vivienda mediante préstamos hipotecarios, y los propietarios que tengan inmuebles alquilados deber ser protegidos por el Gobierno español frente a los que no pagan los alquileres desde el primer día, o que convierten el inmueble en un piso patera, ya que en éstos casos se pone de manifiesto la mala fe del inquilino. 

Debemos ser cautos ante demagógicas propuestas oportunistas, ya que los efectos pueden ser el aumento de muertes de españoles porque como ha quedado acreditado por las publicaciones de los medios de información, que los que están sufriendo realmente y se suicidan son los españoles de bien, que ven como les quitan todo lo que habían obtenido con sudor y esfuerzo, y se tienen que ir a la calle a pedir para comer. Por eso debemos propugnar ¡Ni un español sin vivienda! ¡Ni un español pasando hambre!

Alberto García - Secretario general de Españoles en Acción

Entradas populares de este blog

Alerta urgente

#YoColaboro con Españoles en Acción

Agradecimiento a España2000 por la Noche Benéfica en su caseta